Cuando el hijo deseado no llega. Grupo de apoyo emocional para mujeres

“Cuando el hijo deseado no llega”
Guiado por: Elena Calvo y María Reula

 

Introducción

Cuando nos planteamos la maternidad y surge el deseo de tener un hijo, pensamos que el día que queramos dar el paso, ese hijo llegará. No imaginamos que puedan aparecer problemas que hagan difícil llevar a cabo este proyecto.

Cuando esto sucede, surge el desconcierto y pueden despertarse sentimientos de inseguridad, incertidumbre, tristeza y soledad. Además aparecen nuevas situaciones que pueden dar lugar a cambios en nuestra vida: una nueva vivencia social, familiar y de pareja, posibles pruebas y tratamientos médicos, toma de decisiones, etc… Estas vivencias pueden afectar a la relación con los demás y con nosotras mismas, influyendo a veces en nuestra identidad y valoración como mujeres.

Esta realidad aparece muchas veces rodeada de silencios, mitos, tabúes y desconocimiento. Esto contribuye a generar incomprensión y soledad cuando en realidad es una situación que para poder superarla favorablemente es importante, además de estar bien informada, sentirse acompañada y comprendida.

Teniendo todo esto en cuenta, nace este grupo de mujeres. Nuestro objetivo es crear un espacio donde las mujeres se sientan escuchadas y acompañadas en los diferentes aspectos emocionales relacionados con esta problemática. En el grupo podremos expresar, compartir y abordar esta situación en un ambiente de confidencialidad y respeto. Leer más…

Inteligencia Emocional: Una Brújula Relacional y una Mochila de Recursos para la Vida.

La inteligencia emocional está relacionada con diversas habilidades y recursos psicológicos. La inteligencia emocional es la capacidad de:

  • Identificar y diferenciar las diferentes emociones.
  • Descubrir y descifrar la información que contienen, su significado personal. Poder comprenderlas e interpretarlas.
  • Expresarlas, canalizarlas y comunicarlas. Es decir, la expresión emocional, fisiológica y corporal de cada emoción.
  • Manejarlas y gestionarlas de una manera constructiva. Qué hacer con ellas en la relación con nosotros mismos y con los demás.
corazones_009

Las emociones cumplen varias funciones muy importantes en la adaptación al ambiente, en relación a nuestra supervivencia. Son reacciones a estímulos que recibimos, nos informan de aspectos vitales para nuestro bienestar y nos sirven como señales de comunicación en las relaciones. Las emociones nos movilizan además hacia una dirección de acción determinada como manera de adaptarnos a cada realidad y recuperar el equilibrio. Así pues, las emociones nos hacen de brújula en la relación con nosotros mismos, los demás y el ambiente. La inteligencia emocional son los recursos y habilidades que van a permitir regular de manera satisfactoria y saludable la interacción con los otros y con el mundo aprovechando la información que surge de éstas emociones. Leer más…

Psicoterapia Integradora. Una mirada global y comprensiva hacia la persona

Psicoterapia Integradora

¿A qué nos referimos cuando hablamos de psicoterapia integradora o integrativa?

Cuando decimos integradora lo decimos en varios sentidos:

Por un lado hace referencia a una psicoterapia que integra varias teorías psicológicas y modelos terapéuticos diferentes pero que coinciden entre sí en la concepción filosófica del ser humano y su desarrollo. Son teorías que se completan unas a otras y que, juntas, forman un modelo más completo que por separado, aportando una visión mucho más ajustada y comprensiva de la complejidad de la psique y del comportamiento humano. Leer más…

Mejorar la Autoestima: Curar heridas del pasado, cultivar el presente y proyectarse hacia el futuro

La mirada hacia uno mismo.

autoestima

La autoestima tiene que ver con el conjunto de percepciones, evaluaciones, valoraciones, sentimientos y pensamientos que cada persona tiene hacia sí misma. Esta forma de experimentarse influirá en cómo cada persona se relaciona consigo misma, con los demás y con el mundo.

 

Una persona con una autoestima saludable se reconoce a sí misma en sus capacidades y límites, virtudes y defectos, logros y fracasos, derechos y obligaciones y es capaz de aceptarse, valorarse y quererse con todo ello. Entendiendo que aceptarse no significa no querer cambiar, crecer o superarse, es más, el crecer y superarse como persona es un buen abono para hacer crecer la autoestima.

 

A veces nos confundimos pensando que una buena autoestima significa sentirse superior o mejor que los demás y no es así. Las personas con alta autoestima se consideran y sienten iguales que las demás personas, igual en dignidad y reconocen diferencias específicas en capacidades, competencias y cualidades. Leer más…